Cómo limpiar un horno: El cristal de la puerta, Rejillas, ventilador…

 Escrito por Lidia Zafra
 Última actualización 08-2022
Cómo limpiar un horno

El horno es un electrodoméstico que nos permite elaborar deliciosos y saludables platos por lo que es muy normal que se encuentre presente en la mayoría de nuestras cocinas. Pero un uso frecuente implica suciedad ya que las salpicaduras y restos de alimentos impregnan su interior, se secan y son realmente difíciles de eliminar.

Si no realizamos una limpieza periódica del mismo, este electrodoméstico no solo adquirirá un desagradable y antiestético aspecto, tenemos que ser conscientes que la grasa y restos de comida pueden convertirse en un importante foco de bacterias y microorganismos nocivos para nuestra salud.

Sabemos que mantener limpio este electrodoméstico es una tarea bastante difícil y engorrosa, la buena noticia es que es posible hacer que este luzca como el primer día de forma relativamente fácil.

Para conseguirlo solo vas a necesitar un poco de constancia ya que una limpieza regular y alguno de los métodos que en este post te proponemos será más que suficiente para que tu horno quede impoluto.

Productos naturales para limpiar el horno

Aunque hay que reconocer que son muy efectivos, no es necesario recurrir a los caros y agresivos productos existentes en el mercado para realizar la limpieza de todos los componentes del horno. Utilizar productos naturales nos va a proporcionar los mismos resultados pero con algunas ventajas añadidas:

  • Cuidamos el medio ambiente
  • Prevenimos irritaciones en ojos o la piel.
  • Evitamos los fuertes olores a químicos.

Para preparar un excelente desengrasante natural únicamente necesitarás unos cuantos productos que casi con total seguridad tienes en casa, entre ellos, el vinagre, el limón y el bicarbonato.

Veamos cómo puedes utilizar cada uno de estos productos para limpiar el horno con resultados que nada tienen que envidiar a los productos comerciales.

Vinagre

vinagre de limpieza

El vinagre tiene propiedades antibacterianas y desinfectantes que lo convierten en un producto perfecto para realizar la limpieza del horno.

En función de la suciedad existente deberás usarlo de una forma u otra:

Limpieza rápida: Si el horno no está muy sucio solo tienes que llenar la bandeja con dos vasos de agua caliente y uno de vinagre y programar el horno a 200º C durante 30 minutos. Una vez que haya finalizado el tiempo, tendrás que frotar suavemente con una bayeta o esponja húmeda la superficie a limpiar ya que el vapor producido facilitará que la grasa acumulada en el interior del horno se desprenda con gran facilidad.
Limpieza profunda: En este caso debes realizar una solución con tres partes de agua y una de vinagre e introducirla en una botella con espray. Con la mezcla obtenida debes pulverizar las paredes del horno y dejarla actuar durante unos 10 o 15 minutos, a continuación aclara con agua. Puede que al finalizar notes un persistente olor a vinagre, no te preocupes, desaparecerá en pocos minutos.

Bicarbonato de sodio y vinagre

vinagre y bicarbonato para limpiar el horno

El bicarbonato de sodio es un producto muy económico con el que podrás limpiar, desinfectar y desengrasar tu horno. Si no está muy sucio, puedes aplicar el bicarbonato directamente por la base y luego pulverizar con la mezcla de agua y vinagre que te hemos descrito en el apartado anterior. Por último, deberás retirar los restos con una bayeta húmeda.

Para una limpieza más profunda en la que precises unos resultados más eficaces deberás hacer una especie de pasta siguiendo las siguientes instrucciones:

  1. Mezcla en un bol 10 cucharadas soperas de bicarbonato, 4 de agua y 3 de vinagre. Deberás tener la precaución de añadir el vinagre muy lentamente ya que este hará que el bicarbonato reaccione formando gran cantidad de espuma. Si observas que el resultado es demasiado líquido, añade más bicarbonato hasta conseguir una pasta homogénea y consistente.
  2. Impregna el interior del horno con la pasta obtenida, cubriendo concienzudamente las zonas más sucias y evitando los ventiladores o calefactores.
  3. Deja que el producto actúe durante 2 o 3 horas. Si la suciedad se encuentra muy incrustada déjalo actuar durante toda la noche.
  4. Transcurrido el tiempo has de retirar el bicarbonato seco con un paño húmedo. Si es necesario utiliza una espátula de plástico para eliminar la suciedad y restos más difíciles.
  5. Una vez retirada toda la pasta, para asegurarte de que no quedan restos de bicarbonato, vuelve a rociar el interior del horno con una solución de agua y vinagre y seca con una bayeta limpia o papel de cocina.

Si no dispones de mucho tiempo, puedes acelerar todo el proceso descrito. Solo necesitarás encender el horno durante unos minutos para que la suciedad se desprenda con mayor rapidez.

Limón

Limpiar con limón

Además de sus propiedades antisépticas y desinfectantes, el limón ayuda a eliminar los malos olores que la cocción de los alimentos provocan en el interior del horno.

Si solo necesitas una limpieza rápida, conseguirás que la grasa se desprenda fácilmente llenando la bandeja con agua y añadiendo el zumo de dos o tres limones y sus respectivas pieles.

Si decides usar este método, con el fin de aprovechar el calor residual, lo ideal es que realices la limpieza inmediatamente después de haber utilizado el horno. Para hacer desaparecer la suciedad y el mal olor, tan solo deberás dejar que la solución actúe durante unos minutos y posteriormente aclarar con un paño húmedo.

Con este método también puedes realizar una limpieza más a fondo, pero tendrás que encender el horno durante 30 minutos a una temperatura de 250ºC. Una vez finalizado el tiempo, limpia el interior del horno con un paño limpio, el vapor producido te ayudará a eliminar el olor y la suciedad más incrustada.

Cómo limpiar los diferentes componentes del horno

cómo limpiar un horno muy sucio

Por muy sucio que se encuentre, con cualquiera de los tres métodos descritos conseguirás realizar una limpieza profunda y efectiva del interior del horno. No obstante, para garantizar la completa higiene de este electrodoméstico también es necesario limpiar regularmente los diferentes elementos que componen su diseño.

Así que, para que puedas realizar una limpieza completa, fácil, rápida y eficiente, te invitamos a descubrir cómo puedes limpiar cada uno de sus componentes, y como vas a ver no necesitas desmontar el horno para limpiar.

Cómo limpiar el cristal del horno

Cómo limpiar el cristal del horno

Para mantener el cristal del horno limpio, tener la costumbre de realizar una limpieza rápida tras su uso es la mejor forma de prevenir que la grasa se acumule en su superficie.

Para este tipo de limpieza solo deberás dejar enfriar por completo la puerta del horno y pasar un paño húmedo para reblandecer la grasa y suciedad, si es necesario utiliza una espátula de plástico o silicona que te ayude a eliminar los restos más difíciles. Para finalizar, aclara el cristal con agua y sécalo con movimientos circulares.

Si el cristal ya tiene mucha grasa y suciedad acumulada, realizar su limpieza tampoco te resultará muy difícil. Sigue los siguientes pasos:

  1. Reblandece la suciedad con una solución de agua y lavavajillas y si es necesario rasca la superficie.
  2. Haz una pasta con bicarbonato y agua, aplícala sobre el cristal y déjala actuar durante 20 minutos. Finalizado el tiempo, frota con una esponja realizando movimientos circulares.
  3. Aclara con agua hasta retirar todo los restos de la pasta. Utiliza un paño de microfibra para conseguir mejores resultados.
  4. Para finalizar la limpieza con resultados excelentes deberás secar el cristal con papel de cocina o con un paño que no suelte pelusas y procurando realizar los movimientos siempre en la misma dirección. Si el cristal es de espejo, para que luzca como nuevo aplica un poco de alcohol sobre su superficie.

Cómo limpiar la bandeja y rejillas del horno

Una forma eficiente, fácil y económica de limpiar las bandejas y rejillas del horno es dejándolas en remojo en agua hirviendo.

Antes que nada tendrás que retirar con papel de cocina los restos de alimentos y grasa. A continuación, en un recipiente lo suficientemente grande (o en su defecto la bañera) deberás sumergirlas en agua hirviendo con lavavajillas durante unas horas. Transcurrido el tiempo, utiliza jabón neutro y una esponja para proceder a la limpieza de la bandeja y una bola de papel de aluminio para la rejilla.

Si notas que la rejilla se resiste y no queda lo suficientemente limpia, imprégnala (sin sumergir) con una mezcla de agua y bicarbonato y deja que actúe durante unos 20 minutos. A continuación frota y seca.

Cómo limpiar el techo del horno eléctrico

Si tu horno es eléctrico, para realizar la limpieza de la parte de arriba puedes utilizar cualquiera de los quitagrasas caseros que hemos descrito con anterioridad.

Simplemente debes tener la precaución de no cubrir con el producto los calefactores (resistencias). Para esto lo más recomendable es untar una pasta de bicarbonato y vinagre con las manos cubiertas con guantes o con una brocha pequeña, dejar que actúe y proceder a la limpieza de forma que evites el contacto con las resistencias.

Cómo limpiar el ventilador del horno

Para limpiar el ventilador del horno necesitas acceder a él por lo que no vas a tener más opción que desmontar la tapa que lo cubre. En cualquier caso, los fabricantes contemplan la limpieza de este elemento e incorporan unos tornillos que permiten extraer la tapa con suma facilidad, con las herramientas adecuadas lo tienes hecho en unos segundos.

Para limpiar el ventilador sin desmontar y que quede perfecto, antes de retirar la tapa, lo más efectivo es utilizar un desengrasante industrial y poner a funcionar el horno durante el tiempo que el producto en cuestión recomiende. A continuación ya puedes desmontar la tapa y frotar el ventilador con un estropajo hasta que la grasa desaparezca.

Si prefieres utilizar algunos de los productos naturales que te hemos propuesto, debes realizar el mismo proceso. También lograrás buenos resultados pero tendrás que frotar con mayor insistencia.

Cómo limpiar los raíles del horno

Para limpiar los railes del horno debes extraerlos. En el manual de usuario de tu horno encontrarás cómo debes hacerlo de forma correcta para no rayar el revestimiento interior.

Para su limpieza puedes utilizar el mismo sistema que para las rejillas: jabón neutro y una bola de papel aluminio. Si la suciedad está muy incrustada, vuelve a recurrir al bicarbonato con agua o a un producto industrial específico.

Cómo limpiar el cristal doble del horno sin desmontar

Limpiar el doble cristal de la puerta del horno es más fácil de lo que puedas imaginar. Aunque la limpieza más efectiva es desmontando el cristal, puede que no te atrevas a realizar esta pequeña tarea de bricolaje. No te preocupes, también podrás conseguir un buen resultado siguiendo los siguientes pasos:

  1. Abre la puerta del horno y fíjate que en la zona inferior existe un hueco entre los dos cristales. A través de esta apertura podrás realizar una limpieza puntual y rápida de la suciedad que se haya podido acumular en el doble cristal.
  2. Coge una pala de madera u otro instrumento suficientemente largo que puedas introducir por la ranura.
  3. Humedece una bayeta con una solución de agua y vinagre, con lavavajillas o quitagrasas.
  4. Coloca la bayeta ya humedecida alrededor de la pala de madera. Asegúrala con una goma con el fin de que no se escape mientras estás limpiando.
  5. Introduce esta improvisada herramienta por la ranura inferior de la puerta. Para poder limpiar con efectividad toda la superficie interna del doble cristal, muévela de arriba a abajo y de derecha a izquierda
  6. Tendrás que realizar varias pasadas enjuagando bien la bayeta en cada una de ellas.
  7. Cuando hayas finalizado, tendrás que secar el doble cristal para evitar las marcas de agua. Para ello, retira la bayeta húmeda y coloca en su lugar un paño limpio que no suelte pelusas o una bayeta de microfibra.

Cómo quitar la puerta del horno para limpiarla

cómo desmontar la puerta del horno para limpiarla

Si existe mucha suciedad entre los cristales de la puerta del horno, puede que el método anteriormente descrito no sea suficiente y necesites desmontar la puerta para que los resultados sean totalmente satisfactorios.

No te alarmes, realmente no es muy complejo ya que los fabricantes contemplan esta situación y diseñan las puertas para que puedan ser desmontadas con facilidad. En el manual de instrucciones encontrarás como realizar esta tarea pero, si no lo tienes a mano, te explicamos cómo puedes desmontar y limpiar la puerta del horno siguiendo estas sencillas indicaciones:

  • Aunque depende del modelo de horno, lo más frecuente es que la puerta incorpore en su parte superior unas pestañas o tornillos que habrá que presionar o aflojar para sacar la tapa y poder retirar el cristal.
  • En este proceso tendrás que ser muy cuidadoso ya que, aunque se trata de un cristal templado, si sufre un golpe puedes provocar su rotura.
  • Apoya el cristal sobre una superficie plana y reblandece la suciedad con agua caliente y limón. Realiza la misma acción en el cristal de la puerta.
  • Si es necesario, utiliza la rasqueta de la vitrocerámica para eliminar la grasa más incrustada y retira los restos con papel absorbente.
  • Una vez retirado el excedente de suciedad, vuelve a rociar ambos cristales con agua caliente y limón (también puedes utilizar lavavajillas) pero ahora frota con un estropajo para eliminar con mayor facilidad la suciedad.
  • Una vez que ambos cristales estén limpios, utiliza papel de cocina para secarlos. A continuación remata la limpieza, aplica un poco de alcohol sobre los cristales y frota con un paño de microfibra.
  • Ya solo te queda volver a montar el cristal, pero antes asegúrate de que no quedan huellas o marcas de agua para que el resultado sea totalmente satisfactorio.

¿Cómo limpiar un horno muy sucio?

Como hemos comentado con anterioridad, si no quieres recurrir a los desengrasantes industriales, con el bicarbonato y el vinagre podrás realizar un poderoso desengrasante natural que te ayudará a limpiar en profundidad, de forma muy eficiente y casi sin esfuerzo el interior de tu horno.

Si el horno está muy sucio, no todo está perdido, si lo limpias de forma regular combinando ambos productos, observarás como la suciedad más incrustada va desapareciendo progresivamente.

¿ Cómo limpiar un horno pirolítico ?

La tecnología pirolítica es una función de autolimpieza que consiste en aplicar una temperatura de 500ºC para desintegrar los restos de alimentos y grasas que quedan incrustados en el interior del horno. Solo tendrás que presionar un botón para activar la función y esperar que el dispositivo realice por sí mismo la limpieza.

Algunos modelos incorporan hasta 3 modos de limpieza y la duración del proceso varía en función del modo elegido.
Para realizar la limpieza en este tipo de hornos, sigue los siguientes pasos:

1. Extrae las bandejas y rejillas antes de activar la función de pirólisis ya que de lo contrario pueden perder su brillo original. Elige el nivel de limpieza que quieras realizar: modo ahorro, limpieza estándar o limpieza profunda.
2. Espera a que la tarea finalice. El aparato incorpora una alarma que te avisará cuando el proceso haya concluido.
Retira los residuos (ya convertidos en cenizas) con un paño húmedo o una aspiradora de cenizas.
3. Para el exterior del horno utiliza un limpiador no abrasivo o de acero inoxidable. Evita los productos con cloro o químicos que provoquen corrosión en el revestimiento.
4. Por último, pasa un paño de lana para conseguir un pulido perfecto del exterior.

Quizás te interese:

mejor robot de cocina DEST
Mejores robots de cocina
robots de cocina baratos y buenos dest
Robots de cocina baratos y buenos
beneficios inconvenientes del cafe destacada
Beneficios e inconvenientes del café

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba